PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
Ramón Rojas Veia


  DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE - RENÉE FERRER (Diseño gráfico de RAMÓN ROJAS VEIA)


DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE - RENÉE FERRER (Diseño gráfico de RAMÓN ROJAS VEIA)

"DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE"
Cuentos de

RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA;
ilustrado por el indígena
Diseño Gráfico:
Edición digital: Alicante :
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2000
N. sobre edición original:
Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay),
Arandurã, 1994.
 
 
 
 
YO CUENTO ARBOLITOS,
 
UNA NUEVA PROPUESTA FRENTE A LA DESTRUCCIÓN
 
La idea de este libro surgió del deseo de aunar dos culturas diferentes para lograr un mismo fin: la defensa de la naturaleza ante la locura de exterminación de la vida natural y cultural, y la esperanza de generar nuevos modos de pensamiento y de acción ante el mundo, las cosas y los seres vivientes.
Pocos años de vida les quedan a los bosques del Paraguay, pocas esperanzas a las especies en vías de extinción, escasas alternativas para el verdor del planeta. ¿Seremos capaces de vislumbrar el peligro a tiempo y de detener la destrucción total?
Ante semejante pregunta surgió la posibilidad de buscar otros caminos para llegar hasta ustedes, lectores, que son los depositarios de este llamado a un compromiso compartido de salvamento ante el peligro de un daño irremediable, de una irrecuperable devastación.
Por ello, Axial Naturaleza y Cultura les invita a abrir un capítulo nuevo con respecto a la protección y a la recuperación de los bosques nativos del Paraguay, bajo el Programa denominado Yo cuento arbolitos, para lo cual se apeló a dos creadores muy distintos en cuanto a cultura y modos de expresión -Renée Ferrer, escritora, y el indígena chamacoco OGWA, artista plástico, quienes sumaron esfuerzos en la defensa de la ecología, a través del arte. Cada vez que este libro sea adquirido se dará la posibilidad de que un retoño de árbol originario de nuestro suelo conserve su savia y se yerga firme en las praderas de nuestro país.
Estos cuentos, narrados en voz alta o en la intimidad de cada uno de nosotros, servirán también para abonar nuestra sensibilidad ante la impotencia de la naturaleza frente a la pérdida de ese latido indefenso que, sin embargo, constituye nuestra única esperanza ante el futuro. ¿Será acaso factible, frente a estos relatos e imágenes, sentir la presencia de nuevos mundos posibles, donde exista un equilibrio entre las fuerzas naturales y las voluntades culturales? Nosotros creemos que sí. 
GUILLERMO SEQUERA - Director de Axial Naturaleza y Cultura.
 
 

CUENTOS DE RENÉE FERRER

 

LA GOTA DE MIEL

 

 

 

     Las colinas aterciopeladas ascienden ante sus ojos, cada vez más oscuras. En lo alto, los verdes tiernos, sombríos, ingenuos otra vez, se entremezclan formando una maraña deliciosa, de la cual ella no aparta los ojos mientras intenta, trabajosamente, alcanzar la cumbre con su carga a cuestas.

     En el trayecto hasta el sitio donde solía aprovisionarse, sorteó escollos y venció desalientos. Ni la distancia ni el aire caldeado por el resol, ni el menudo goteo de las hojas, poco después, lograron disuadirla. Se la notaba cansada, pero era indispensable que volviese a la toldería antes que la devastara el hambre.

 

 

     ¿Cuánto tiempo llevaba trajinando en la hondonada ambarina, inundada de aromas penetrantes; cuánto, escalando aquellas ondulaciones liláceas, mientras recogía el precioso botín?

     No era el frío la causa de su desazón -el viento no castigaba aquellos rincones resguardados. Tampoco la falta de alimentos: a su alcance brillaban el zumo azucarado, los minúsculos granos pardo amarillentos. Era la soledad, la soledad. Alejada de sus tareas habituales, sin el apoyo de sus compañeras o la protección de las centinelas se sentía totalmente desolada y vulnerable. Lo importante, sin embargo, era cumplir con su propósito antes que se apagara el día o se le escaparan las fuerzas.

 

 

     En sus ojos, las imágenes se repetían sobre espejos de innumerables caras: los rostros consumidos alrededor de los fogones; el acoso del sol sobre los árboles; los peces boqueando en el lecho de un [45] río cada vez más exiguo, mientras los venados huían despavoridos de las quemazones imprevistas. La hambruna proliferaba entre la gente y desfallecían los pájaros. Se evaporaron las aguas. Los insectos decidieron trasladar su compañía zumbadora a parajes más benignos. Debo volver, pensaba trepando con ahínco, sin demorarse.

 

 

     Hizo un esfuerzo más, y luego otro, y uno último, hasta salir de las profundidades sonrosadas, donde la intensidad del perfume le golpeaba la cabeza, atontándola por momentos. No podía desistir, no ahora que los hombres, las mujeres y los niños esperaban seguramente algún milagro, antes de emprender el éxodo perentorio a medida que aumentaba la escasez.

     Aferrada al borde, mantuvo su cuerpo en equilibrio hacia un lado y otro, apeligrando desplomarse por la fatiga que le impedía proseguir. Se quedó inmóvil absorbiendo la húmeda frescura, hasta recuperar el aliento. Miró el ramaje tupido, las agujas de sol colándose entre la fronda, el cielo avaro, e impulsándose con las alas maltrechas partió hacia el asentamiento de la tribu.

 

 

     De pronto un archipiélago montuoso, destelló en el amarillo desteñido de los campos. Aunque tuviera que perder la vida en el intento, depositaría en el lugar conveniente aquello que recogió.

     Cuando divisó el rancherío, enfiló hacia el montecito buscando desesperadamente el resto del panal; al verlo se apresuró a dejar en una celda el néctar que había libado en aquella orquídea.

     Nadie sabe realmente cómo sobrevivió el gentío, pero en los cantos de un anciano chamán existe un himno dedicado a la abeja solitaria que elaboró la primera gota de miel de una colmena soberana.

 

 

LA REBELIÓN DE LOS MONTES

 

 

 

 

     Los árboles se despertaron antes que el sol sacara los brazos del horizonte. Ni el canto del corochiré, ni las corridas del venado, ni las cosquillas del rocío en las nervaduras de las hojas, fueron la causa. Tampoco las disputas de los loros o la acechanza del cazador: algo más siniestro se cernía sobre la calma del monte.

 

 

     Con los ojos chorreando sueño escucharon el tronar de los motores, como un presagio de malos tiempos. Los golpes iniciales, liberando la leche de las cortezas, provocaron la alarma del palo santo y la indignación de los coronillos. Nuevamente estaban allí, los hombres.

     Un estremecimiento recorrió el follaje. Un sollozo menudo comenzó a fluir de las alburas, impregnando el aire de un aroma triste. 

     Las lianas gritaban, enardecidas. Los arbustos, engalanados para sus próximas bodas, lamentaban la pérdida inminente de las compañeras. Y los árboles añosos guardaban silencio.

     Los animales corren, saltan, se escabullen entre las matas. Por aquí, por allá, pronto, que ya se acercan. Las aves, despavoridas, piden refugio a la distancia.

 

 

     Año tras año tenemos que aguantarlos, protesta un lapacho amarillo. Nos despojan de nuestros amigos, se queja el timbó, vertiendo un agua espesa. Nos arrebatan la sombra, se rebela un tarumá. Desbaratan las colmenas. Ultrajan el perfume. Silencian el murmullo que nos habita.

     El campamento cobra vida. Cuatro estacas y un cuero sobre el envarillado precario, algo de paja y palmas, es todo el resguardo contra la susurrante vitalidad del monte.

 

 

     El vientre de los montes es la gran matriz del universo. En él muere y renace la vida, el incomprendido lenguaje de la naturaleza, medita un cedro en voz alta.

     Aquella noche hubo un concilio en la floresta. Escogidos los ejemplares de buen fuste; condenada, con la incisión precisa, la resina aromática de los más vigorosos, todos sabían que a la mañana siguiente, sin reparos en la floración o en el albergue que otorgaban a los pájaros, comenzaría la tala.

     Agobiados por tamaña indiferencia, y por la fatiga de rebrotar para morir sin tregua, los árboles conjeturaron el camino a seguir. Se acabó la paciencia, la estoica conformidad, el duelo después de la mutilación y del abandono. No estaban dispuestos a dejarse avasallar una vez más, aunque sí resueltos a impedir que el filo del invasor los volteara.

     Se irían para siempre. Por rigurosa votación se decidió la partida. ¿Pero adónde?, preguntaban los retoños sin experiencia. A un lugar donde no nos destruyan, respondían, resignados, los ancianos.

     Luego de mucho discutir, se pusieron de acuerdo sobre los pormenores de la fuga.

 

 

     No era cosa de trasladar su pena mudando de paraje simplemente, olvidándose de florecer a fin de pasar inadvertidos. No era justo exigir a los pájaros que no cantaran o a las comadrejas que abandonasen sus guaridas, como tampoco podían negarles refugio a los coatís solitarios contra los disparos del predador.

     Ocultarse era imposible. Ningún sitio escapa a la rapiña de los hombres, confirmaron los más altos desde sus copas lejanas. Adonde fuesen, estarían a la vista como pilares verdecidos.

 

 

     Las deliberaciones se tornaron intrincadas. ¿Qué alternativa tenían? Ninguna. Antes de amanecer desprenderían sus raíces partiendo, para siempre, con las bestias.

     No fue fácil acordar los detalles. Algunos árboles cobijaban familias enteras que se negaban al traslado; otros pretextaron la pesada carga de sus frutos, y la mayoría temía que se le cayeran los nidos de los brazos. Finalmente, se decidió que esa noche, no bien saliera la luna, el monte entero escaparía hacia la altura, dejando al hombre huérfano de fronda.

     Cuando se dio la señal, levantaron las ramas como si hubieran sido alas y, a la voz de libertad, ascendieron hacia el cielo, isla enorme de savia y de sombra.

 

 

     Grande fue su estupor al comprobar el desatino de las aves, el escape precipitado de los lagartos, los aullidos de los zorros rojos, el fúnebre graznido del urutaú. Los animales se fueron resbalando hacia las fosas que quedaron, mientras ellos remontaban vuelo, sin posibilidad de detenerlos.

     Llegaron, por fin, a una región exenta de amenazas, desde donde observaron el mundo suspendido, como un ojo vacío del universo.

     ¡Oh sorpresa! Los animales iban cayendo en la congoja. Los hombres, sentenciados a vivir sin sombra, deambulaban por los páramos, y las nubes, sin el llamado del follaje, retenían los aguaceros, mientras se agrietaba la tierra como una fruta sin pulpa.

 

 

     No se llevaron consigo un picaflor, una colmena, una serpiente. Todos permanecieron abajo para extrañar su ausencia.

     A la vista de aquella desolación, y arrepentidos de las consecuencias de su fuga, los árboles decidieron volver. Desilusión. Anclados en el cielo, impedidos del más leve movimiento, presenciaron la claudicación de las especies.

     Una mañana, algo extraño aconteció. Mirando el erial en que se había convertido su antiguo asentamiento, entreabrieron los troncos y, desde el corazón que esconde la médula olorosa, fluyó una tupida lluvia de semillas, que lentamente fue cubriendo los campos desmochados.

     Al verlas, desvalidas sobre tanta aridez, se pusieron a llorar, hasta que el sol hizo germinar nuevamente la vida.

 

 
  

*********************************************

 

Enlace al Índice de "DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE" en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES.

*. YO CUENTO ARBOLITOS, UNA NUEVA PROPUESTA FRENTE A LA DESTRUCCIÓN // EL ZORZAL Y LA FRONDA // DE CÓMO UN NIÑO SALVÓ UN CEDRO // LA CONFESIÓN DE LAS SEMILLAS // EL DÍA QUE SE DESPLOMARON LAS ESTRELLAS // LA GOTA DE MIEL // LA REBELIÓN DE LOS MONTES // EL CINTURÓN DE LUCIÉRNAGAS // LA NACIENTE DEL MANANTIAL.

 

Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.
 

Enlace al CATÁLOGO POR AUTORES
del portal LITERATURA PARAGUAYA
de la BIBLIOTECA VIRTAL MIGUEL DE CERVANTES
 
 

LITERATURA PARAGUAYA

NOVELA PARAGUAYA

NARRATIVA PARAGUAYA

EDICIÓN DIGITAL

 

 

Como se vería esta obra en tu Sala?

Selecciona un color de la pared:

DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE - RENÉE FERRER (Diseño gráfico de RAMÓN ROJAS VEIA)


Rompecabezas (Entretenimiento)


DESDE EL ENCENDIDO CORAZÓN DEL MONTE - RENÉE FERRER (Diseño gráfico de RAMÓN ROJAS VEIA) 

 





Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
MUSEO
MUSEO DIGITAL DEL HUMOR PARAGUAYO - HUMOR GRÁFICO - CARICATURA - COMICS - DIBUJO

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
CASA DEL LA INDEPENDENCIABILLETES DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOREPUBLICA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA LITERATURA PARAGUAYAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANILA GUERRA DEL CHACOFILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA